feed twitter facebook Google+ youtube


Hiroshi Yamauchi

Se atreven a decir algunos que Hiroshi Yamauchi era tan solo un empresario. Un tipo trajeado que supo cuándo poner el dinero. Decir eso hoy en día es casi insultar un legado maravilloso que desgraciadamente nos dijo adiós el mes pasado. Yamauchi-san fue mucho más que el padre de Nintendo. Fue el creador de nuestras sonrisas de niño.

Muchas veces, uno intenta proyectar en lo que hace aquello de lo que carece. Y ese era el caso de Yamauchi-san. No se le veía sonreír mucho. En parte porque perdió a su padre cuando él era un niño. Y sin embargo, este genio que ha dejado un vacío enorme logró poner la sonrisa en todos nosotros cuando éramos unos niños frente a la pantalla.

Nintendo no hubiese sido nada sin él. Pero no sólo la gran N. Sino todo el entretenimiento digital le debe y mucho a Hiroshi Yamauchi. Sin él, los videojuegos no hubiesen sido lo que han sido. Se lo debemos a él. Y se lo agradecemos. Quizás si él no hubiese estado aquí, ahora mismo yo estaría escribiendo sobre pesca y esta nuestra web no existiría.

 

El niño carente de sonrisa

 

La infancia de Hiroshi Yamauchi no fue fácil. Su padre murió cuando él no tenía ni seis años. Su madre, incapaz de resistir sola ante la tarea de criar a un niño, abandonó el hogar. Fueron los muy estrictos abuelos de Hiroshi Yamauchi quienes se encargaron de criarle. Esto fue lo que causó gran desazón en el niño.

Su abuelo, Sekiryo Yamauchi ya era un empresario de éxito. Ocupaba el puesto de segundo presidente de Nintendo, y ya planeaba poner a Hiroshi como su sucesor cuando él era un niño. Eso hizo que el padre de Nintendo no pudiese jugar como un niño normal. Vivió una educación empresarial estricta enfocada a los negocios que le hizo terriblemente infeliz.

Rebelde con causa, Yamauchi-san quería una vida muy distinta de la que le ofrecía su abuelo. Soñaba con formar parte del ejército y combatir contra las naciones enemigas. Afortunadamente, la Segunda Guerra Mundial le pilló demasiado pequeño y no pudo alistarse.

Con la llegada de la adolescencia cambió de parecer y entró en la universidad para estudiar derecho. Pero una vez más se truncaban sus planes al morir su abuelo. El peso de Nintendo, para aquel entonces un fabricante de cartas, recaía en Hiroshi Yamauchi. Pero él no quería saber nada de ese negocio y tenía otros planes.

 

Nintendo va cogiendo forma

 

Hiroshi Yamauchi

Era el año 1949 y Nintendo cumplía 50 años exactos. Hiroshi Yamauchi entraba como un jovencísimo presidente, pero en seguida mostró cómo su dura educación empresarial cuajaba en la compañía incluso siendo tan joven. No dudó en iniciar una profunda reconversión en Nintendo, eliminando a todo aquel que se oponía en su camino.

A Yamauchi-san ni le convencía el negocio de cartas que había sustentando a Nintendo durante medio siglo ni le gustaba. Por eso, empezó a buscar nuevas vías de negocio de forma salvaje para darle salida a la empresa fuese como fuese.

Probó de todo. Desde comprar una compañía de taxis hasta meterse en el mercado de la alimentación. El negocio que más choca con la idea de lo que es Nintendo hoy en día es el de los love hotels, hoteles para relaciones secretas y extramatrimoniales en Japón. El mismo hombre que luego enamoró a millones de niños había intentado enriquecerse con el adulterio nipón.

Todo aquello daba resultados medios. Hasta que dio con la tecla. Los niños. Hiroshi Yamauchi firmó un acuerdo con Disney para una serie de cartas y los beneficios se multiplicaron por diez. Entonces lo vio claro, había que meterse en el negocio de los niños.

Suprimió los love hotels y todos los negocios suplementarios y se centró en los juguetes. Corría el año 70 y lo del ocio electrónico lo empezó con unas máquinas de disparos con láser a las que llamó Duck Hunt -¿a quién no le suena el nombre?- y con las que llenó salas de ocio.

 

Hiroshi Yamauchi se juega el cuello con la NES

 


Cuando Hiroshi Yamauchi vio 'Pong', la máquina de Atari, vio que aquello era el futuro, si bien él se acercaba a los cincuenta años. Empezó a distribuir Atari en Japón y al poco tiempo empezó a crear equipos de desarrollo de videojuegos. Todas las decisiones que tomó fueron fundamentales para que Nintendo se convirtiese en lo que es.

Él fue quien se encargó de reclutar a todos aquellos programadores de talento. Quien supo motivarlos. Y quien, a finales de los 70, convenció a un tal Shigeru Miyamoto para que le programase un juego llamado 'Donkey Kong'. El germen de Nintendo estaba fuesto. El tándem Hiroshi Yamauchi y Shigeru Miyamoto arrasó con todo.

A partir de ahí, el siguiente gran paso fue NES. Lo puso todo en la consola. Apostó todo lo que tenía a la única carta de su consola de 8 bits. Y le salió bien. Los buenos resultados llegaron y NES se convirtió en algo que arrancó la sonrisa de millones y millones de niños de todo el mundo.

Hiroshi Yamauchi, en cambio, seguía siendo aquel hombre carente de sonrisa, queriendo lograr lo mejor de los demás y lo mejor de sí mismo. Sacrificó su sonrisa para poder hacer reír a todos los niños que jugaban con sus personajes.

 

Una vida dedicada a Nintendo

 

Hiroshi Yamauchi

A partir de entonces, Hiroshi Yamauchi fue el hombre que apostó por Super Nintendo, por crear todas las sagas de personajes que hoy en día conocemos y por seguir de cerca el desarrollo de consolas como Nintendo 64 y Game Cube. Esa fue la última consola que la marca creó con él como presidente.

Nunca abandonó la compañía del todo. DS también era algo que nació del imaginario de Hiroshi Yamauchi. Hasta que al poco tiempo abandonó la compañía totalmente por problemas de salud.

Ha pasado el tiempo, y ahora muchos pueden hablar mal o bien de Nintendo. Pero somos muchos los que le echamos de menos. Porque Yamauchi-san no hubiese permitido que a Nintendo le pasase todo lo que ha vivido en los pasados años. Con Hiroshi Yamauchi, a los juegos les sobraba calidad y no se escatimaba en nada. Ahora, en la gran N no pueden decir lo mismo.

Wii ya fue una consola muy diferente. Y la falta de juegos y de marketing de Wii U hubiesen sido inconcebibles con Hiroshi Yamauchi al frente. Por no hablar que desde que él se fue que no se crea un nuevo grupo de personajes ni una saga nueva. Yamauchi-san dejó algo mucho más grande que un legado.

En Nintendo siguen llorando por su marcha. Y nosotros también. Sobre todo, quienes fuimos niños y reíamos con 'Duck Hunt', 'Mario Bros' o 'Donkey Kong' en aquella vieja NES de escasos colores y jugabilidad arrolladora. Esté donde esté, siempre recordaremos a Hiroshi Yamauchi, el hombre carente de sonrisa que logró sacarnos la mejor de las sonrisas a todos nosotros.

 

Artículos relacionados:

WordPress database error: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MariaDB server version for the right syntax to use near ') AND p.ID != 109438 AND p.post_status = 'publish' AND p.post_date_gmt < NOW() G' at line 1]
SELECT p.*, count(tr.object_id) as count FROM juegos_term_taxonomy AS tt, juegos_term_relationships AS tr, juegos_posts AS p WHERE tt.taxonomy ='post_tag' AND tt.term_taxonomy_id = tr.term_taxonomy_id AND tr.object_id = p.ID AND tt.term_id IN () AND p.ID != 109438 AND p.post_status = 'publish' AND p.post_date_gmt < NOW() GROUP BY tr.object_id ORDER BY count DESC, p.post_date_gmt DESC LIMIT 5;

No related posts found
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. | más información